lunes, 31 de octubre de 2016

FESTIVIDAD DE TODOS LOS SANTOS...

La Festividad de Todos los Santos, me traen a mi memoria, muchos de los recuerdos de mi niñez, estando al lado de mi abuela Teofila y de todas las veces que la acompañe al cementerio a ver a mi abuelo.
Mi abuela, con gran esfuerzo y dedicación, días antes limpiaba la sepultura, esperando que todo estuviera listo para el día de Todos los Santos.
Días antes, mi abuela encargaba flores, y las dejaba listas para llevarlas bien pronto al cementerio, donde engalanar, el lugar de descanso de todos nuestros seres queridos y así todos después rezaríamos una pequeña oración en recuerdo del que fuera cabeza de mi familia.
A continuación la clásica visita a otros nichos o sepulturas de familiares cercanos, con paradas continuas de vecinos, familiares y amigos, en las que compartir ciertos minutos, si la mañana, permitía la conversación, ya que recuerdo frió y lluvia en infinidad de años.
Otra de las cosas que me viene a la memoria, es lo que se madrugaba ese día, para bajar a comprar el pan, ya que como mi abuela decía, había que espabilar en días festivos, porque el pueblo se llenaba de forasteros y no dejaban nada en las panaderías.
El ajetreo de ese día, era incesante, en todo Rioseco, escuchándose el murmullo de la gente que caminaba en dirección del cementerio, llevando en sus manos algún ramo o palma...
En aquellos primeros días de los Santos, era fácil distinguir a las familias que habían perdido algún ser querido, pues estas como mandaba la costumbre vestían de riguroso "negro", hoy gracias a Dios esa estampa se va perdiendo con las generaciones mas mayores, igual que se perdió la costumbre de velar durante todo el día y vigilar que no se apagaran las velas en los nichos o sepulturas.
Y quizás recuerdo con gran expectación, el postre de esos días, los famosos Huesitos de Santo, que junto con los buñuelos, hacían el mejor aderezo para terminar la comida familiar.
Ahora que los años, han pasado y con ellos otros familiares se han marchado, las tradición de subir al cementerio el día de los Santos no que da interrumpida, gracias aquella labor que un día iniciara la abuela Teo y que hoy continuo yo, junto a mi hijo, que ya distingue perfectamente la sepultura de nuestra familia.




Y para ilustrar este articulo, os traigo una carta de pago del Ayuntamiento de Medina de Rioseco, adquirida en Oviedo, en un anticuario local, en la que deposita, 24,50 pesetas en concepto de compra de una sepultura, y como cosa curiosa del documento, comentar que en el margen izquierdo del mismo aparece la forma de hacer efectivo el pago, eligiendo en este caso, Doña Carmen García Cienfuegos, el abono en plata, adquiriendo con ello la sepultura numero 39 y para ello toma razón el Capellán, Don Saturio Martinez Chico y firman el documento el secretario contador y el alcalde como tomadores de la razón, distinguiéndose entre ambas firmas un sello del ayuntamiento en perfecto estado, un magnifico documento de la vida de nuestros vecinos de Rioseco, de 1892.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada