jueves, 2 de marzo de 2017

TIMBRE Y LUZ EN TODAS LAS HABITACIONES...

Desde la llegada de las aguas a nuestra dársena en 1849 y a partir de la llegada del ferrocarril en 1884, entre Valladolid y Medina de Rioseco, nuestra ciudad sufre un crecimiento fabril y comercial, que atrae claramente a viajantes, lo cual hace que en el caserío de Rioseco se instalen y se modernicen casas de huéspedes, estas a su vez compiten entre ellas por ofertar los precios mas competitivos.

Gracias a esta carta y a otras que poseo, conocemos la afición por
los anticuarios, detalle del eslogan en la parte de arriba del sobre
y fechada el 8 de septiembre de 1828, sello especial ambulante.

Esta competencia trae consigo que los diferentes establecimientos de huéspedes, mejoren sus servicios, aumentando con ello la comodidad de sus clientes, esto también se ve aumentado por el incipiente turismo, entre las familias mas favorecidas económicamente, que acudirán a nuestra ciudad, para ver corridas de toros, funciones y procesiones además de espectáculos diversos, estos buscaran y demandaran los adelantos mas modernos en su descanso y confort.
Los diferentes alojamientos se ubican en las arterias principales de la ciudad, ya que estas tienen buen acceso para todas las vías de comunicación, con las diferentes carreteras que parten desde Rioseco.

Magnifico frontal, en el que se lee a la perfección el eslogan que da titulo
a este articulo, en ella me encuentro un recibo de dos mesas antiguas.

Para ello os muestro estos dos fantásticos sobres, enclavados dentro de mi colección postal, dentro de la sección sellos ambulantes del Ferrocarril Económico de Rioseco, y para ello fijaros en la publicidad de los mismos, con fantásticos eslóganes, los cuales hoy nos sorprenden "luz eléctrica y timbres en todas las habitaciones"...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada