miércoles, 20 de julio de 2016

LA EXALTACION DEL TRABAJO...

Sabemos que hasta no hace tantos años, concretamente hasta 1977, se celebraba en España, el 18 de Julio como día de la Exaltación del Trabajo, este día fue creado por el nuevo régimen político en 1938, y que impero en nuestro país, hasta la muerte del Caudillo, haciendo un calendario de festividades, acorde con el nuevo estado, pero posteriormente, cuando la Iglesia Católica, convirtió el 1 de mayo en la fiesta de San José Obrero, el franquismo acepto de nuevo esta festividad, manteniendo la del 2 de mayo.
Pero como curiosidad, diremos que lo que si ha pasado al imaginero popular, y persistiendo aun en nuestros días, es la "PAGA" que a partir de 1947, dentro de un acusada caída de precios y de un encarecimiento de la vida, el Régimen, se invento esta pequeña "PAGA" que tomo el titulo de Paga del 18 de Julio.

Programa de mano, editado en Rioseco, por la empresa local Iglesias.

Y como es lógico, para tal festividad, Rioseco y todo lo que en ella habitaba, se preparaban para ese día, tan pomposo, con diferentes actos patrióticos, culturales y deportivos, y también como es lógico, con una programación especial en el Teatro Principal de la localidad, la cual aprovechaba estos días, para poner los mejores estrenos del momento, con precios especiales, ya que esos días los llenos estaban asegurados.
Y en este caso, se proyecto "El beso revelador", película dirigida por James Whale, en la que todo versa,debido a las constantes infidelidades de su esposa, en la que el marido de esta decide asesinarla,es entonces cuando el fiscal decide visitar al asesino, que lleno de remordimientos, le explica como se entera de la traición de su mujer, y este al escucharle se da cuenta que en su matrimonio se dan síntomas muy parecidos.
Con este articulo de esta semana, nos trasladamos al Rioseco de los años mas difíciles, los de la posguerra, en los que después de un día, lleno de desfiles, misas especiales, las bandas de música locales interpretando marchas militares, banderas, discursos patrióticos y uniformes por doquier, aun quedaba tiempo para el ocio en el teatro, con los amigos, o con la mujer, los cuales seguro que habían ahorrado una perra gorda, para tan bello espectáculo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada