jueves, 2 de febrero de 2017

"CORRO DE SANTA MARIA"

Estas fotografías de mi pequeña y modesta colección, compradas a un anticuario francés, me inspiran hoy, hablaros del aspecto de la villa en el siglo XVI en el entorno de las calles del Corro de Santa María.
Y para ello utilizare el relato del ilustre cronista local Don Benito Valencia Castañeda, el cual con gran acierto refleja la vida de la ciudad en su época mas gloriosa.

Calle del Pescado esquina con el Corro de Santa María
y en la esquina del fondo la Calle de Rehoyo.

La calle de Rehoyo (Hoy conocida con el nombre de Royo Angosto) se estrecha en su parte mas elevada por donde cruza la del Pescado, que sale a la plaza de Santa María; y a la plaza afluyen también la calle de Nuestra Señora, opuesta a la Mediana, así como la del Pescado a la del Dr. Isidro ( Hoy renombrada por el nombre de otro hijo predilecto de nuestra ciudad, Calle Cardenal Carlos Amigo, lugar donde nació y donde se conserva la casa familiar con una placa en la puerta de la misma).
El tal Doctor, que bien merece este recuerdo por la mucha estima en que le tuvieron sus conciudadanos, fue un medico de grandes aciertos, y aun cuando el remudar de los Regimientos trajo cambios en los acuerdos que con el se relacionaban, lo mas del tiempo se le satisfacieron crecidos salarios, aparte de eximirle de manipulaciones poco aseadas en ciertas enfermedades de los acogidos en los hospitales, y concederle otras distinciones y preferencias-mal recibidas por sus compañeros-a trueque  de no dejarle ir, "por ser calidad y autoridad que se hallara en esta villa lo que no había en otras partes", y que vinieran a curarse con el "muchas gentes de todo el reino".

Portada de nuestra afamada iglesia al otro lado del Corro, al lado
derecho de la foto la calle Mediana y al otro lado la calle Santa María.

Entrando en la plaza por la calle del Pescado, a la derecha está el hospital de las Angustias, y en la parte de arriba la iglesia de Nuestra Señora. En el siglo XV y quizá en el siglo XIV. Estando haciéndose la obra, plugo a Dios Nuestro Señor caer un rayo que causo mucho destrozo y vino grande perdida a la iglesia, y por carecer de medios para "se aver de haser", el cura y mayordomo imploraron la protección del Regimiento, que le otorgo con largueza, y así se reanudo la labor interrumpida que ha durado mas de cien años, y hoy es aprovechado en el servicio de Dios y honor de la villa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada